SOLO CAMINA👣

La realidad es que nadie conoce el dolor y los temores que enfrenta otro ser humano. 

Tenemos la capacidad de salir a la calle con valentía, esforzándonos por no dejar aflorar el dolor; pero por dentro, cuantas luchas enfrentamos y cuánta inquietud carga nuestra alma.

Solo Dios, que está en nuestro interior, puede entender lo que llevamos por dentro. 

Solo Él puede sentir los latidos de nuestro corazón acelerado o el miedo que nos despierta en la noche; porque aunque supuestamente estamos dormidos, muchas veces no descansamos.

Solo Dios entiende por completo nuestro dolor.

No estás sola en este camino.

Sino que, sea cuál sea la situación que atravieses, Dios está contigo. 

Salmos 40:2 (NTV) dice:

“…Me sacó del foso de desesperación… Puso mis pies sobre suelo firme y a medida que yo caminaba, me estabilizó…”

La desesperación es una alteración extrema del ánimo; una pérdida total de la esperanza.

Ante la desesperación NO te puedes detener. Tienes que caminar. 

Y tal como Dios lo ha prometido; aun en los lugares más profundos y oscuros, esos donde el temor y la angustia amenazan con destruirnos, ten por seguro que Él te sostendrá y te estabilizará. 

Más allá de la situación que estés atravesando, Dios es capaz de rescatarte del pozo de la desesperación.

Hay quienes piensan que este pozo son las circunstancias que estás viviendo, pero en realidad es un estado mental. 

Las situaciones pueden mejorar, quedarse igual o empeorar; pero nosotras, a pesar de lo que vivimos, podemos ser rescatadas del pozo de la desesperación, si caminamos sabiendo que no estamos solas. 

El Dios de poder nos levanta.

Ante cada desafío he seguido caminando y he visto la gloria de Dios manifestarse en cada situación en la que he perseverado por obediencia. Muchas vidas han sido bendecidas con cada acto de obediencia, comenzando con la mía. 

El enemigo va a querer detenerte, la vida te dará mil razones para hacerlo… pero tú SOLO CAMINA.

Eso no significa que no descanses; hacerlo es necesario. No significa que no saques tiempo para ti, eso es indispensable.

Pero tú y yo sabemos que “tomarnos un momento” y “claudicar” son dos cosas diferentes. 

Aunque sientas que no quedan sueños ni fuerzas, continúa haciendo lo que Dios te ha llamado a hacer:

  • Continúa buscando Su voluntad.
  • Continúa caminando, porque el Señor tú Dios está contigo. 

Así como un bebé se puede caer mientras da sus primeros pasos, pero no se rinde e insiste y va fortaleciéndose hasta poder correr; tú también lo lograrás si sigues caminando. 

Dios está a tu lado como un buen papá, cuidándote para que no te lastimes mientras logras caminar bien. Él te acompaña, aunque nadie más esté junto a ti.

Hoy toma la decisión de abrazarte a las promesas de Dios más que a tu dolor y temor.

Hoy toma la decisión de obedecer y caminar aun cuando no quieras continuar.

Te aseguro que incluso en medio de la oscuridad resplandecerás si tan solo continuas caminando.

 

Con amor, de una GUAPA para otra GUAPA💋

Back to blog

Leave a comment

Please note, comments need to be approved before they are published.